El éxito de la reproducción se encuentra en los tiempos

El manejo eficiente y rentable de la reproducción en un rebaño lechero requiere vacas sanas y rutinas de observación para detectar tanto vacas en celo como vacas con enfermedades reproductivas.

Gestión reproductiva

El progreso genético de las últimas décadas ha favorecido la producción de leche, dando como resultado vacas de alto rendimiento que exhiben signos de celo más débiles en un período más corto (Figura 1). La detección manual del celo consume mucho tiempo y a menudo no se detectan muchos de ellos. Además, los celos silenciosos son cada vez más comunes en las vacas lecheras actuales.

Figura 1: Las vacas lecheras de alto rendimiento muestran un período de celo más corto y un nivel de actividad más bajo. (Adaptado de Lopez et al., 2004)

Un estudio (Dobson et al., 2008) reporta que en los últimos 30 - 50 años el porcentaje de vacas que muestran celo permanente ha disminuido del 80% al 50%, la duración de 15h a 5h y la tasa de preñez en el primer servicio del 70% al 40%. Esto lleva a una pérdida económica debido a los intervalos de parto prolongados y al gasto adicional de semen. Los estudios realizados en todo el mundo apuntan a una pérdida de entre 2€ y 5€ por día sin preñar más allá del período de espera voluntaria. Esto señala que la detección de celo y la preñez de las vacas se ha convertido en una tarea extensiva en la ganadería lechera moderna.

Progesterona como biomarcador para la funcionalidad de los órganos reproductivos

Muchas hormonas controlan la reproducción directa e indirectamente. Las hormonas que actúan directamente son la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) secretada por el hipotálamo, la hormona estimulante de folículos (FSH) y la hormona luteinizante (LH) secretada por la glándula pituitaria, los estrógenos secretados por los folículos, la progesterona secretada por el cuerpo lúteo y las prostaglandinas (PGF2α) secretadas por el endometrio dentro del útero. Cada una de estas hormonas tiene un papel e influencia diferente en otras hormonas durante todo el ciclo de reproducción de la vaca.

Figura 2: Desarrollo hormonal durante el periodo del celo.

De estos, la Progesterona ha sido escogida para ser analizada por Herd Navigator™ porque es la que puede proporcionar la mayor información sobre el estado reproductivo de la vaca a lo largo de toda la lactancia.

Después del parto la vaca no tiene actividad ovárica (anoestrus) y no produce progesterona. Después de algunas semanas la vaca comenzará la actividad ovárica, mostrará signos de celo y ovulará. Después de la ovulación, el cuerpo lúteo se forma en el ovario y comienza a producir progesterona. La producción de progesterona cesará cuando la vaca se acerque a un nuevo celo y volverá a empezar después de la nueva ovulación. Este ciclo se repite cada 18 a 24 días hasta que la vaca queda preñada. En este caso, el cuerpo lúteo continuará produciendo Progesterona para mantener el embarazo (Figura 3). La producción de progesterona continuará hasta el parto a menos que la vaca aborte, en este caso la producción de progesterona se detendrá.

Figura 3: Ejemplo de un perfil de progesterona de una vaca que muestra el anoestro, los ciclos de celo y el periodo de preñez.

Herd Navigator™ utiliza los resultados de la prueba de Progesterona así como otra información de la vaca como entrada al BioModelo DelPro para interpretar la forma y el desarrollo del perfil de Progesterona de cada vaca.

Detección del celo e inseminación

Después de la primera ovulación, el BioModel detectará el aumento de progesterona. A partir de ese momento, el BioModel asumirá que la vaca está en ciclo y esperará que la vaca entre en celo de 8 a 12 días después. La disminución de la progesterona es la señal de que el cuerpo lúteo ha retrocedido, permitiendo que el folículo dominante madure y ovule. Cuando se acerque el tiempo de celo esperado, la frecuencia de muestreo aumentará. Tan pronto como la concentración de progesterona cae por debajo de 5 ng/ml, el modelo de reproducción emitirá una alarma de celo. Esta alarma de celo será el punto de referencia para detectar el próximo calor esperado 19 a 23 días después. El proceso anterior se repetirá cada vez que se emita una alarma de celo.

Figura 4: Perfil de la progesterona de las vacas cíclico y alarmas de celo de Herd Navigator™

Además de la alarma de celo, el BioModel calcula la calidad del celo (0 - 100 %); se trata de una evaluación del ambiente uterino y de la calidad del ovocito (huevo) basada en la forma del perfil de progesterona del último ciclo. A medida que la caída de progesterona ocurre antes de que los estrógenos aumenten, las alarmas de celo serán emitidas antes de que las vacas muestren cualquier signo visual de celo. Una recomendación general es inseminar las vacas 36-48 horas después de la alarma de celo, pero el tiempo puede variar dependiendo de las condiciones específicas del animal y de la granja.

Confirmación de preñez

La progesterona es una hormona necesaria para que la vaca continue preñada y se puede utilizar para controlar el estado del embarazo. Una vez que la vaca es inseminada después de la alarma de celo, el modelo de reproducción monitoriza el desarrollo de la progesterona. Si el nivel de progesterona aumenta poco después de la inseminación y permanece a un nivel alto, el modelo emitirá una confirmación de preñez alrededor de 35 días después de la inseminación. A partir de ese momento, el sistema continuará monitorizando el nivel de progesterona durante otros 20 días.

Aproximadamente el 95% de las muertes embrionarias y abortos tempranos ocurren dentro de los primeros 55 días después de la inseminación, por lo tanto, Herd Navigator™ dejará de tomar muestras después de 55 días. El muestreo puede ser reanudado si se observa o sospecha un aborto, ya sea reportando un evento de aborto o solicitando muestras de verificación del DelPro FarmManager. En caso de aborto, el sistema reiniciará el muestreo para monitorizar a la vaca hasta que quede preñada de nuevo.

Figura 5: Perfil de progesterona de una vaca preñada y confirmación de preñez de Herd Navigator™

Procedimientos Operativos Estándar (POE)

Tener una forma consistente de trabajar es necesario en la ganadería lechera moderna y con varias personas diferentes realizando tareas de manejo de rebaños, es necesario tener formas de trabajo estándar (o procedimientos estándar de actuación) que describan las acciones a llevar a cabo en diferentes tareas, tales como el tiempo de inseminación. El registro de estos eventos también es muy importante.

Por ejemplo, las decisiones de inseminación deben considerar criterios para proporcionar las condiciones óptimas para lograr una buena tasa de concepción y mantener el embarazo después. En vacas con rendimientos lácteos diarios de hasta 55-65 kg y una curva de lactancia relativamente plana, puede ser beneficioso extender el Período de Espera Voluntario (PEV) incluso si presentan celos regulares antes. A continuación se muestra un ejemplo de POE de inseminación que utiliza Días de Leche, Rendimiento de Leche y Calidad del Celo como criterios de inseminación (Figura 6).

Figura 6: Ejemplo de un POE de inseminación en DelPro™ FarmManager.

Contacte su distribuidor DeLaval

Para consultas generales