Gestión de residuos al interior de los predios lecheros en Chile. Agricultor: Conoce cómo organizar los residuos…

Pamela Ali / Enrique Bombal

La Economía Circular es un concepto que se interrelaciona con la sostenibilidad y cuyo objetivo es que el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible y que se reduzca al mínimo la generación de residuos. La transición de una economía basada en la extracción y el consumo hacia una restaurativa y sostenible, se ha convertido en prioridad para el diseño de políticas en todo el mundo. En la lógica de la Economía Circular, no hay desperdicios, la materia va recirculando, pasando por diferentes procesos sin perder su valor.

Una agricultura bajo un sistema circular contempla movimientos de materias primas entre cadenas agroalimentarias, así como flujos de residuos desde diferentes industrias. En específico, el sector lechero, se identifica por contar con productores lecheros primarios que, en la mayoría de los casos, están ubicados lejos de los centros urbanos, lo que presenta dificultades para poder organizar los residuos que se generan de los insumos de los ciclos productivos. De sus actividades productivas, en sus ciclos técnicos, se utilizan distintos materiales como “los plásticos” que han facilitado el trabajo del sector pero que como sabemos han generado impacto al producir residuos que debemos saber manejar y gestionar de manera adecuada. Así, se pueden generar esporádicamente grandes volúmenes de residuos plásticos de poco peso, muchas veces con potencial de reciclaje, y también se pueden generar de manera periódica, pequeños a moderados volúmenes de residuos de tipo peligrosos (tóxicos o corrosivos).

La gestión de los residuos (manipulación, transporte y eliminación) es indispensable tanto en nuestros hogares como en las diferentes actividades económicas que se realizan en nuestro país, incluida la agricultura y es específico la lechería, sin embargo, la oferta de servicios dependerá de variables como la ubicación geográfica, volúmenes de residuos, disponibilidad de instalaciones para eliminación, entre otros factores. En este contexto, DeLaval junto a Greenwalk realizaron un diagnóstico sobre la gestión de residuos al interior de los predios lecheros en Chile. Este diagnóstico piloto, único en su tipo en nuestro país, y que se realizó sobre un total de XX predios lecheros ubicados en la zona sur del país, confirmó la necesidad de apoyar al agricultor para la organización de los residuos prediales, desde su identificación, cuantificación, manipulación, almacenamiento, transporte hasta su disposición final.

Con esta información levantada en el estudio de diagnóstico base sobre la gestión de residuos al interior de los predios lecheros, se pudo plantear la organización de los residuos a nivel predial, para lo cual se requirió de un análisis de las interacciones entre los elementos que componen este sistema llamado predio lechero. Por ejemplo, la normativa legal vigente en Chile desde el año 2004 para los residuos peligrosos, exige una bodega autorizada para el almacenamiento temporal de residuos peligrosos (tóxicos, corrosivos, inflamables, etc.), sin embargo, la autorización de esta bodega está sujeta a otros permisos, que en ocasiones no están tramitados debido a desconocimiento o desinformación de cómo se deben gestionar en las distintas oficinas sectoriales.

En este contexto y en base a los puntos anteriormente expuestos, podemos resumir que existen tres puntos clave a considerar al momento de organizar los residuos de un predio lechero, estos son:

  1. Trabajar desde la realidad particular del predio. Su ubicación geográfica y extensión, la cuantificación de los residuos de acuerdo a sus categorías (domiciliarios, reciclables, peligrosos, etc.), la identificación del estilo de organización interna (personal externo o no), tipo de alimentación de los animales (silo parva o bolos), instalaciones existentes (existencia de bodegas, puntos de almacenamiento), distancia a instalaciones de reciclaje o eliminación, etc.

    Todos estos puntos deben considerarse al momento de organizar la gestión de los residuos ya que existe una relación entre ellos que genera una retroalimentación positiva o negativa, determinando el éxito o fracaso en esta misión.


  2. Identificar puntos críticos. Modificar conductas que se pueden poner en práctica por varios trabajadores o que son actividades recurrentes, lo que generará impacto inmediato.  Esto se traduce, por ejemplo, en que el mecánico del predio disponga los aceites usados debidamente contenidos en una bodega apta para ello después de una mantención, evitando así fugas o derrames. Así como también, que el médico veterinario acumule las agujas en un contenedor y los envases de medicamentos vacíos o medicamentos vencidos en otro contenedor.

    Modificar pequeñas conductas de los trabajadores se convertirán en pequeñas palancas que potenciarán el trabajo en la organización de los residuos, sin convertirse en una tarea titánica que genere una resistencia de parte de la organización.



  3. Comprometer a la dirección y formar líderes intraprediales. En todo sistema de gestión es clave el compromiso de la dirección, y la organización de los residuos no está excluido a esto. Sin embargo, como organizar los residuos para asegurar el cumplimiento de la normativa legal tiene costos asociados que no están considerados en el modelo de negocio, y en ocasiones son considerables, no siempre será fácil lograr el compromiso de la dirección en una primera etapa.

    Cuando logramos organizar los residuos de un predio y podemos responder preguntas como: ¿qué presupuesto necesito para esto?, ¿qué tipo de transporte requiero? ¿cada cuánto tiempo necesito el servicio de transporte? ¿a quién recurro cuando tengo dudas? ¿qué normativa legal aplica? ¿quién me asegura que mis residuos terminen en un lugar autorizado?; es altamente probable que la dirección aborde esta situación, formando lideres intraprediales para potenciar este proyecto.



    Y si aún necesitamos más argumentos para potenciar una cultura en la organización de los residuos en los predios lecheros, podemos mencionar los siguientes:
     
  • En un mundo con recursos finitos como el suelo, agua y aire, necesitamos de la agricultura responsable para la producción de alimentos saludables pero que también cuide estos recursos naturales, idealmente regenerándolos.
  • Al organizar los residuos, automáticamente nos resultará más fácil identificar oportunidades para optimizar ciertos procesos y así poder reducir, reutilizar y reciclar manteniendo productos y materiales en uso por mayor tiempo, disminuyendo cifras de eliminación.
  • La organización de los residuos permite eliminar residuos y la contaminación, desde el diseño de los procesos: ¿adquisición de insumos a granel o envasados?, ¿contratación de servicios externos o propios?, ¿implementación de compostaje?, entre otras alternativas.

Todo lo anterior corresponde a los principios de la economía circular, modelo económico que tiene beneficios económicos, sociales y ambientales. Porque en este mundo de recursos finitos ya no hay cabida para una economía de usar y tirar, obligándonos a transitar hacia un nuevo modelo económico. Es en este contexto que DeLaval reconoce la importancia de apoyar a los productores lecheros de Chile en este proceso de transformación, comenzando por algo tan simple como la organización del plan de trabajo a realizar en esta importante temática.

Contacte su distribuidor DeLaval

Para consultas generales

Teléfono

+54 11 4851-0590

E-mail