Uso de extracción automática en equipos de ordeño

El ordeñar una vaca de una manera más rápida y eficiente, pero al mismo tiempo tan suave como sea posible y de manera completa es el objetivo primordial de cualquier establecimiento lechero de la región.

Grandes avances se han hecho en los retiradores automáticos de las unidades de ordeño y hoy en día se han vuelto muy confiables. Con los retiradores la manera de ordeñar se vuelto muy constante para las vacas y mucho del éxito dependerá también de la rutina de ordeño, especialmente antes de colocar la unidad de ordeño. La extracción automática ayuda al ordeño consistente, pero la estimulación antes de colocar la unidad de ordeño ayuda a reducir riesgos de salud del pezón o de la ubre.

La investigación ha demostrado que durante cada ordeño una vaca toma aproximadamente cinco minutos para dar 11 kilogramos de leche y otro medio minuto para cada 4.5 kilogramos de leche adicional. Por lo tanto una vaca que da 32 kilogramos por día en dos ordeños, debe tardar unos seis a siete minutos en ordeñarse.

El sistema de retirado automático, ha avanzado mucho en años recientes, ahora cuentan con un sensor de flujo que puede ser mecánico o bien electrónico ayudando a incrementar el confort y eficiencia del operario, ordeñando mayor número de vacas en un menor tiempo y al mismo tiempo reduciendo el riesgo de un sobre ordeño de la vaca, teniendo ahorros importantes en personal adicional.

Un sobre ordeño, puede ser factor causal de un incremento en el Conteo Celular Somático, y esto siempre va asociado en dos direcciones:

  1. A un mayor número de tiempo de la unidad de ordeño en la vaca.

  2. Un entrenamiento de la vaca para un ordeño más lento.

Numerosos estudios han demostrado una correlación muy estrecha entre el sobre ordeño y un flujo lento de leche. Durante el tiempo de ordeño el flujo de leche de la ubre no se lleva a cabo de manera constante. Después de que la unidad es colocada el flujo de leche se incrementa y alcanzará el pico de flujo de leche en 30 a 60 segundos y esta se mantiene en los próximos dos minutos. El flujo de leche disminuye de manera gradual. El promedio de tiempo de la unidad colocada en la ubre es de menos de 6 minutos por vaca en un promedio de flujo de 2.2 a 2.7 kilogramos por minuto.

Antes de hacer un cambio en los parámetros del equipo de ordeña, el primer factor es una buena rutina de ordeño para estimular de manera apropiada a las vacas. Un factor de suma importancia es la estimulación que se ejerce sobre la vaca antes de colocar la unidad de ordeño para obtener un correcto y eficiente bajada de leche, de lo contrario la vaca será sobre ordeñada al principio del ordeño. El objetivo de un buen ordeño es colocar la unidad 60 segundos después del estímulo de los pezones. Esto es fácil de observar, cuando los pezones se encuentran inflamados con leche al poner la unidad de ordeño.

El sobre ordeño es la fase de alto vacío durante el flujo bajo de leche. Y esto se considera inaceptable en cualquier fase del ciclo de la ordeña.

La máquina de ordeño a tiempo generalmente aumenta para vacas de mayor producción y los flujos de leche son similares para la mayoría de los pezones en cualquier raza de vacas. Un ordeño de manera consistente se puede realizar teniendo un sistema de retirado automático en un establo lechero y la consistencia puede ayudar a entrenar vacas para una bajada de leche más rápida y con alto flujos de leche.

De acuerdo al Dr. Doug Reineman de la Universidad de Wisconsin, los parámetros de los retiradores automáticos son diferentes en cada finca. Por ejemplo, en un establo que tiene 3 ordeños al día tendrán flujos de leche más altos al momento de retirado para reducir el impacto en la punta del pezón debido a una mayor frecuencia en el ordeño.

Sin embargo, un parámetro común para retiradores con dos ordeños por día es considerado en 220 gramos por minuto y se puede incrementar a 450 gramos por minuto para establos con tres ordeños al día. Este es un buen número promedio para poder comenzar. Si los gramos por ordeño caen como el flujo se incrementa para el retirado automático el trabajo realizado se ha hecho de la manera correcta. Cuando los parámetros del flujo se cambian y estos cambios tienen como límite niveles mínimo como 100 gramos por minuto, esto le permitirá tiempo de adaptarse a las vacas. Si el límite de bajo flujo es muy bajo esto permite que exista un sobre ordeño produciendo un daño en la punta del pezón. Por el contrario si el límite de bajo flujo es muy alto, esto resultará en una baja de producción de leche y producirá un aumento en el conteo celular somático.

En estudios recientes con retiros de la unidad de ordeño y con flujo altos como 1.1 kilogramos por minuto y 630 grs, 680 grs, 720 grs., 770 grs, y 800 grs no se pudo encontrar una diferencia significativa en el conteo celular somático. Un estudio en Pensilvania experimentó una disminución en la producción de leche de más de medio kilogramo por vaca por ordeño lo que significa que sus parámetros de limite bajo de flujo fue mínimo. El estudio de Minnesota ha demostrado que cuando existe flujo de leche altos se reducen los tiempos de ordeño pero no tiene efecto sobre la producción de leche.

Se puede determinar si una vaca fue propiamente ordeñada si hace una revisión ordeñándola a mano cuando las unidades se retiran. Si la vaca tiene menos de 250 gramos restantes de leche en la ubre, la ordeña está completa. En la mayoría de los establos, habrá un 10 a 15% con los cuartos arriba de 100 gramos. La investigación menciona que con tal de que haya menos de 500 gramos de leche en la ubre, no existirán efectos negativos en la producción de leche o ningún riesgo de salud de la ubre. La revisión del ordeño a mano debe de hacerse inmediatamente después de que la unidad se retira. Si al hacer la revisión usted observa que existe de 25 a 50 gramos de leche en la ubre, usted observará a las vacas más inquietas e irritadas al final de la ordeña y muchas tienen la punta de los pezones jalados hacia afuera. Se observa en este estado a las vacas a mover las patas justo antes de que se retiren las unidades, debido al dolor en sus pezones. Esta conducta de mover las patas se le llama FSK (por sus siglas en inglés Flinch Step and Kick) que representa estremecimiento, pasos y patadas. Cuando el parámetro de los retiradores automático es muy bajo y existe sobre ordeño usted puede observar mucho estiércol en los brazos o mangas de los ordeñadores. Una vez que los retiradores automáticos se ajustan apropiadamente, la conducta de la vaca cambia considerablemente.

En algunos retiradores automáticos, existe un ajuste de retraso, que es el tiempo que toma para cerrar el vacío después de que se alcanza el punto final de leche. La mayor parte de los ajustes de fábrica están entre 15 a 30 segundos, que significa demasiado largo. El objetivo principal es tener el ajuste alrededor de uno a tres segundos para que las unidades se retiren más rápidamente. Una vez más los ajustes necesitan ser cambiados lentamente o las vacas se opondrán al cambio. Al principio el tiempo de retraso será cortado a la mitad semanalmente, hasta que usted alcance su objetivo de uno a tres segundos.

En una prueba implementada en los EUA , los hatos empezaron con un tiempo de retiro de la unidad promedio de 7.2 minutos y a la fecha se están promediando menos de 4.5 minutos en hatos con promedio de producción de leche arriba de 40 kilogramos / día / vaca. Varios de los establos están ahora en menos de cuatro minutos por máquina. Con los ensayos se han hecho cambios cruzados y cada vez los resultados son positivos cuando son acortados y negativo cuando se han alargado, los resultados han sido muy consistentes. En la mayoría de los establos, están ordeñando más rápidamente, y por consiguiente las puntas de los pezones son más saludables, sus cuentas de células somáticas son más bajas y las vacas se ordeñan de una manera tranquila.

Los ajustes en los retiradores automáticos sólo deben ser hechos por un distribuidor de equipo calificado. Cada marca de retirado automático tiene diferencia en la forma de ajustar los parámetros. Cada vez que se vaya a realizar un cambio en los ajustes del retiro de la unidad de ordeño, requiere de experiencia y que los cambios sean de manera paulatina. Una vez hechos los cambios se tiene que monitorear los cambios hechos y cómo reaccionan las vacas a dichos cambios.

Por ejemplo, los cambios hechos en un establo de 3,200 vacas si se incrementa el vacío del sistema y se ajusta la posición del retirador automático como sigue:

  • Duración de ordeña de 5.5 minutos a 4.1 minutos

  • Turnos de la sala de 4.7 turnos a 6.3 turnos

  • Los casos clínicos de 15 a 20 en el hospital a cinco a seis casos

Una buena rutina de ordeño, los ajustes adecuados del retirador automático y del vacío del sistema tendrán un impacto significativo en la eficiencia de la sala de ordeño y calidad de leche. Asegúrese de que su establo siga la tecnología de punta y no solamente haga lo que siempre se ha hecho en el pasado. El cambio es bueno, sobre todo si se hace despacio y apropiadamente.

Contacte su distribuidor DeLaval

Para consultas generales