“Ramil De Friolfe se pone a la vanguardia en el Ordeño con Robot”

En noviembre de 2018 instalaron el primer V300 de la península ibérica y, en febrero de 2019, el segundo.

delaval_friolfe_robot-.jpg

Ramil de Friolfe

Friolfe (O Páramo, Lugo) , España

 Ramil de Friolfe

TIPO DE RODEO

Vacas de ordeño (90)

TAMAÑO DEL RODEO

160

La ganadería lucense Ramil de Friolfe es la propietaria de los dos primeros robots de ordeño VMS V300 de DeLaval que ya están funcionando en la península ibérica. Después de más de treinta años trabajando en la explotación, y casi los mismos confi ando en DeLaval, nos reunimos con ellos para conocer los pormenores de su decisión de dar el paso al ordeño robotizado.

 

delaval_friolfe_pantalla-.jpg

Jesús, Maribel y su hijo Gonzalo son los propietarios de Ramil de Friolfe, una explotación paramesa fundada por los dos primeros en el año 85 y dedicada originalmente al ganado de carne. “En el 86 fue cuando empezamos con el cambio. Decidimos pasar de la rubia al ganado de leche y, a partir de entonces, fuimos aumentando y decidimos apostar siempre por el de leche”, recuerda Jesús. Ese aumento llegó hasta las 160 cabezas que tienen en la actualidad, 90 de ellas en ordeño, de las que están consiguiendo un porcentaje de grasa del 4,30 % y de proteína del 3,30 %.

Proceso de robotización

Precisamente la intención de seguir creciendo fue, según nos cuentan, el motivo principal de pasarse al ordeño con robot. “Veníamos de una nave antigua que tenía ya más de treinta años y que se nos estaba quedando pequeña”, cuenta Gonzalo. Por esta razón construyeron una nueva, más grande y mejor preparada, en la que solo les quedaba una decisión más por tomar: ¿sala de ordeño o robot? “Al fi nal, nos decidimos por el robot, fundamentalmente porque con la sala necesitábamos hacer una nave mucho mayor para que pudiese albergar tanto la sala de ordeño como la de espera”, nos explican. Además, añaden, con el robot su trabajo se simplifi ca, al tiempo que obtienen acceso a más información sobre su rebaño a través de la pantalla táctil que incorpora la máquina y mediante la app de gestión DelPro. Así, el 21 de noviembre de 2018 estrenaron tanto las nuevas instalaciones como su primer robot. “No nos trajimos todas las vacas de golpe. Empezamos con 17 nada más, por lo que la adaptación fue muy fácil. Una vez que esas 17 estaban habituadas, fuimos trayendo cada semana unas cuantas: cinco, diez… Dependía un poco. Por ejemplo, las que iban pariendo las íbamos trayendo ya directamente para aquí”, dicen.

Instalación del segundo V300

Llevan poco más de un mes trabajando con la segunda unidad pero, en este tiempo, ya pueden afi rmar que las vacas están respondiendo como era de esperarse: “Desde un principio pudimos ver que estaban entrando en los dos robots perfectamente, sin problemas”, explican. Durante nuestra visita todavía estaban en proceso de transición: “Ahora mis

mo tenemos 90 en ordeño (68 están ya en robot y el resto sigue en la sala que, por cierto, también es de DeLaval), pero en unos meses, cuando las tengamos todas en la nueva nave, esperamos ponernos ya en las 100 en ordeño”. La instalación del segundo V300 era algo que contemplaron desde un principio: “Siempre tuvimos pensado poner dos, sobre todo con la idea de aumentar el número de ordeños para mejorar la producción. De hecho, la nave está construida pensando en tener 120 en ordeño”, dice Gonzalo. “Con 120 no tenemos que comprar hierba, nos llega con lo que producimos, y, de este modo, estaríamos bien nosotros y funcionarían bien los dos robots”.

Bienestar animal y calidad de vida

Hablando de las ventajas con el cambio en la rutina de ordeño y tras el paso a la nueva nave, lo primero a lo que aluden es al recuento celular, que han visto como bajaba rápidamente de las 220.000-230.000 cél./ml hasta las 150.000-160.000 cél./ml, al tiempo que subían la media de ordeños hasta los 3,15 por vaca y día.

En el momento de la entrevista, estaban en una media de 33 litros vaca/día y entregaban al mes entre 62.000 y 63.000 litros, unas cifras que esperaban mejorar al terminar el proceso de transición.

"Por el momento, estamos muy contentos", admite Jesús. "Todavía llevamos poco tiempo y hay que ver cómo sigue la cosa, pero la verdad es que las vacas se han adaptado muy bien y nos ha mermado mucho el trabajo”. “Nosotros ya podemos decir que dormimos un poco más por las mañanas, que siempre es bueno”, bromea Gonzalo antes de añadir: “Las vacas están mucho mejor, ahora podemos manejarlas a todas aquí y, mientras unas están comiendo, otras pueden estar en los cubículos u ordeñándose. Eso es salud animal”. Así mismo, apuntan también hacia la importancia que tiene para ellos la posibilidad de colocación manual. “La verdad es que creo que, a día de hoy, es el que mejor coloca del mercado”, admite Gonzalo, “pero, además, cuando estuve mirando cuál poner, este fue el que me convenció porque da la posibilidad de colocación manual y, cuando se te mete una novilla, para mí eso es importantísimo”. A mayores, hablan de la utilidad del foso a la hora de aplicar el secado y comentan las ventajas que les aporta el programa de gestión DelPro: “Ahora, cuando viene el veterinario de reproducción y, por ejemplo, tengo a lo mejor cinco o seis para inseminar, puedo gestionar todo directamente desde mi móvil”. 

Futuro junto a DeLaval 

Tras más de treinta años trabajando con DeLaval, en Ramil de Friolfe se muestran más que satisfechos con esta unión y todo parece indicar que seguirán confi ando en esta marca para futuras inversiones: “Ahora mismo, de DeLaval tenemos los cepillos rascadores y un tanque, y en el futuro sí que cuento con poner también un arrimador de los suyos”, explica Gonzalo. “Siempre han estado aquí con nosotros, ayudándonos en lo que han podido, y tenemos la seguridad de que si hay algún problema, que ya es raro que los haya, van a estar aquí en menos de media hora”. “Es que llevamos con ellos desde que empezamos a ordeñar, en el 86, y siempre nos ha ido muy bien. El trato es magnífi co”, dice Jesús, quien añade que “ya a largo plazo, si la leche va bien, si todo va bien, la perspectiva es poner el tercer robot. Con DeLaval… ¡claro!”.

 

 

 

Conozca más

Leer historias similares

Contacte su distribuidor DeLaval

Para consultas generales