"25 años confiando en DeLaval"

Trabajan con la sala rotativa PR3100 de 60 puntos y han robotizado el proceso de sellado gracias al TSR

delaval_lleida_entrada-.jpg

Sant Jaume del Palau

Vilasana (Lérida), España

Sant Jaume del Palau

TIPO DE RODEO

TAMAÑO DEL RODEO

3000

DeLaval ha acompañado a la explotación leridana Sant Jaume del Palau durante más de la mitad de su camino y ha sido testigo de su crecimiento exponencial hasta llegar a las 3.000 cabezas de ganado y cerca de 1.600 vacas en ordeño que tienen en la actualidad.

delaval_lleida_rotativa-.jpg

Los padres de Jaume comenzaron con este negocio tras casarse, hace ahora 42 años, con tan solo 12 vacas.

En la actualidad, están al frente su padre, Josep, y el propio Jaume y, en este tiempo, su crecimiento ha sido más que notable: cuentan con 24 trabajadores, están ordeñando a casi 1.600 vacas, tienen más de 200 secas y unas 1.200 terneras.

Hace ya tiempo que la familia Torres decidió confi ar en DeLaval para mejorar el ordeño y el bienestar de sus animales.

“Antes de empezar con la rotativa teníamos una sala paralela de 2x24, también de DeLaval, que montamos hace 24 años”, cuenta Jaume, que explica que en Sant Jaume del Palau se empezó a trabajar con esta compañía antes incluso de que él se pusiese al frente.

“Cuando yo me incorporé ya teníamos puesta esa sala, pero la verdad es que estoy muy contento”, añade, haciendo alusión tanto al producto como al equipo técnico, que califi ca como “el mejor de la zona con diferencia”.

Cambio a la rotativa 

El pasado mes de junio comenzaron a trabajar con la PR3100, una sala rotativa de 60 puntos en la que están haciendo 3 ordeños al día y de la que están sacando un rendimiento de unas 420 vacas/hora.

Es precisamente el rendimiento la ventaja principal que señalan desde la explotación: “Es una sala robusta, no hay ninguna en el mercado que sea tan robusta como esta; es sencilla y es muy funcional. Tiene una entrada por la que pasan casi dos animales a la vez y eso es la única marca que lo tiene. Además, al tener la plataforma un poco inclinada, favorece tanto la entrada como la salida del animal”.

“Esta fue una de las cosas que más les gustó, y es la principal característica que la diferencia de otro tipo de máquinas similares”, explica su distribuidor, Gerard Bosch. “Es una máquina pensada para grandes explotaciones como esta, preparada para trabajar prácticamente las 24 horas del día”, añade.

Durante el ordeño hay tres personas trabajando: “Una se encarga de traer a las vacas, otra hace el predipping (pone espuma con una mano y con la otra limpia a cada vaca) y, tras dejar pasar un minuto y medio más o menos, el tercero pone las máquinas”. No realizan estimulación y ya no despuntan: “Antes lo hacíamos para ver la mamitis pero ahora tenemos el sistema de conductividad, que ya nos las dice”. En lo que respecta al sellado, lo hacen con el TSR.

Robotización del sellado

En Sant Jaume no se plantean la robotización del ordeño a corto plazo. “Esperamos no tener que cambiar en muchos años, aunque ya hemos dado el paso con las terneras pequeñas, mediante la robotización de la  mamantadora (tenemos dos y la idea es poner cuatro, o quizás seis). Además, estamos trabajando con el TSR, el robot de sellado, que en principio amortizaremos en un par de años y es más fi able que el personal”. En relación al motivo de este cambio, Jaume hace alusión a la eliminación del error humano ya que el encargado no llegaba a tiempo de sellar alguna vaca, un problema que con el nuevo sistema queda descartado.

Conozca más

Leer historias similares

Contacte su distribuidor DeLaval

Para consultas generales